• Página 1 de 4


    Profecías de Hermética

    (Hermes Trismegisto)

        A continuación citaré un extracto de Hermética, que está constituido por escritos antiguos griegos y latinos, conteniendo enseñanzas religiosas y filosóficas atribuidas a Hermes Trismegisto. Dentro de la mitología griega, él era considerado como un mensajero de los dioses, sin embargo realmente era un visionario. En este texto encontraremos una gran similitud con todas las profecías que hemos analizado en los anteriores escritos. Como ya lo he mencionado anteriormente, vivimos en una época en la que tenemos la oportunidad de participar en una gran transformación espiritual.

        ‘Oh, Egipto, Egipto, de tu religión nada quedará, sino sólo un relato del que tus propios hijos en un tiempo venidero no creerán; nada quedará mas que palabras grabadas y sólo las piedras hablarán de tu piedad. Y en ese día los hombres estarán cansados de la vida y dejarán de pensar en el universo como algo digno de admiración y reverencia. Y la religión será amenazada con ser destruida; los hombres la sentirán como una carga y la despreciarán. Ya no existirá más amor en el mundo’.

        Todas las religiones tenderán a sufrir un colapso por lo que un nuevo sistema de espiritualidad puro y verdadero tendrá que emerger.

        ‘La gente buscará la oscuridad y no la Luz, y se creerá que la muerte es más

  • Página 2 de 4


    redituable que la vida; nadie volverá sus ojos hacia el cielo; a la gente devota se le considerará como loca y a los incrédulos como sabios; al que realiza acciones disparatadas se le considerará como un hombre valiente y al perverso se le calificará de bueno. En lo referente al alma y al sistema de creencia o fe, que es inmortal por naturaleza, de todo esto se mofarán y hasta llegarán a convencerse de que es falso. Ninguna palabra de veneración o de piedad, ninguna expresión digna del cielo o de los dioses del cielo, serán escuchadas o creídas. La Tierra no se mantendrá en equilibrio y el mar no tendrá más barcos; el cielo no soportará a las estrellas en sus órbitas, ni las estrellas mantendrán su curso habitual en los cielos; las frutas de la Tierra se pudrirán; el suelo se tornará árido y el mismo aire se contaminará. La religión cesará de existir; todas las cosas se hallarán en desorden y todo lo bueno desaparecerá’.

        Éste será un tiempo de mucha confusión donde todos los valores morales se perderán gradualmente, donde el corazón del hombre estará lleno de maldad y la oscuridad reinará en nuestras almas, lo cual propiciará que no nos demos cuenta de nuestros errores. Una nueva sociedad distorsionada se dirigirá hacia un caos. Nuestros pensamientos, palabras y acciones carentes de amor y llenos de egoísmo se orientarán hacia un materialismo llevado al extremo que nos separará del verdadero camino espiritual. Seremos gobernados por dirigentes corruptos, llenos de egoísmo solamente interesados en el poder y el dinero. Un enorme desequilibrio estará presente en la naturaleza. Grandes calamidades

  • Página 3 de 4


    vendrán a nosotros pues aquello que hayamos sembrado, ineludiblemente tendremos que cosechar. Todo esto define a nuestra actual era.

        ‘Pero cuando todo esto suceda Asclepio, entonces el Maestro y Padre, Dios, el primero antes que todo, el creador de aquel Dios que emergió al inicio de todo, mirará en aquello que habrá de pasar, y eliminará el desorden a través de su Poder. Llamará al camino correcto a aquellos que se han desviado; limpiará al mundo del mal, purificándolo a través de inundaciones, quemándolo con devastadores fuegos, o a través de la guerra y las pestes. De esta manera retornará al mundo a su escenario primigenio, para que así el Cosmos pueda ser considerado digno de adoración y reverencia, y Dios, el creador y restaurador de la poderosa máquina, será adorado por los hombres de aquel día con constantes himnos de alabanza y bendiciones. Tal es el nuevo nacimiento del Cosmos; se volverá a restablecer el bien en todas las cosas, una santa e impactante restauración en toda la naturaleza; todo esto será por la Eterna Voluntad de Dios. Puesto que la Voluntad de Dios no tiene principio; es siempre la misma, y como es ahora, ha sido siempre la misma, sin principio’.

        El Yuga Dharma –vía espiritual correcta para esta era- será restablecido por la Voluntad de Dios. Muchos seres de un elevado nivel espiritual han sido enviados por el Todopoderoso hasta estos días –Jesucristo, Mahoma, Krishna, Buda, Adi Shankara, Moisés y muchos otros más- con el propósito de corregir a

  • Página 4 de 4


    la humanidad que se ha desviado de un verdadero camino espiritual. 2444 mensajeros han sido enviados desde hace 5100 años hasta 1973, con el propósito de darnos una adecuada enseñanza espiritual que nos conduciría a la liberación total, sin embargo el conocimiento que nos aportaron no llegó a ser completo.

        Ha llegado el tiempo para que un Mensajero Divino venga a la Tierra a corregir las cosas. Tal vez este ser haya ya encarnado y esté preparando al mundo para su despertar; pronto escucharemos de su existencia. Debemos meditar en la frase siguiente que mencionó Cristo: ‘muchos serán los llamados, pocos los elegidos’. Yo adiciono a esta frase, los elegidos se auto eligen a sí mismos a través de buenas acciones, pensamientos positivos y palabras correctas, fundamentado todo esto en el amor hacia nuestros hermanos, por lo que debemos tratar de no desviarnos de un verdadero camino espiritual dado por este Gran Ser, para así evolucionar muy dinámicamente hacia la Luz Total.

    Ir a: Karma

    ¿Alguna pregunta?