• Página 1 de 18


    Mi experiencia con un Gran Gurú
    (México)

        Mi nombre es Carlos Guzmán. Nací en México el 21 de noviembre de 1958 (año 2000). Tengo 42 años y deseo narrar lo que para mí, fue la experiencia más grandiosa de toda mi vida.

        Fui católico por nacimiento y fui criado en esta religión por mi familia. Desde que tenía 5 ó 6 años de edad, deseaba convertirme en un sacerdote católico, por lo que desde los 14 años de edad, ayudaba al clérigo cuando éste oficiaba la misa. Hice esto por varios meses, sin embargo esta actividad no me satisfacía internamente, así que la abandoné al darme cuenta de que estaba buscando algo más. Empecé a leer libros sobre hinduismo, budismo, cristianismo –principalmente la Biblia-, yoga, metafísica, libros de auto-ayuda, meditación, misticismo y otros relacionados con fenómenos paranormales. Solía tener visiones espirituales desde mi niñez, y ahora éstas se estaban presentando con mayor frecuencia. En ellas, seres vestidos de blanco y con enormes auras, me enseñaban cosas acerca del Universo, planos espirituales, evolución espiritual, cómo la energía fluye en nuestro cuerpo, etc. También tuve visiones sobre los distintos planos astrales y también de los seres que residen en esos estratos. Asimismo, se me informó que estamos viviendo en una era dorada y que un gran cambio espiritual se está dando en la humanidad. Pensé que todo ese conocimiento debía de ser compartido con otros y en 1980

  • Página 2 de 18


    comencé a dar conferencias sobre estos tópicos, y adicionalmente, enseñé a la gente a meditar. En aquel tiempo, participé en programas de radio y televisión.

        Fue alrededor de junio de 1991, cuando empecé a tener darshans, esto es, visiones internas, muy especiales, de una persona anciana y serena, que me llamaba extendiendo sus brazos hacia mí. Al principio no le di mucha importancia a esta visión, sin embargo a medida que el tiempo pasaba, esta visión se volvía más recurrente. Dos meses después de la primera visión, sentí la urgencia de viajar al extranjero. En meditación volví a ver a este gran ser, por lo que le pregunté dónde se encontraba, y en respuesta apareció el mapa de la India en mi visión. Sentí que vivía en ese país asiático y también que debía de ir a conocerlo, pues él tenía algo muy importante que me ayudaría en mi crecimiento espiritual, por lo que decidí realizar este viaje. Hablé de ello con mi esposa y estuvo de acuerdo conmigo en que podía irme de viaje por tres meses, pues deseaba visitar algunos otros países antes de llegar a India, donde a través de visiones espirituales, había percibido haber estado en encarnaciones previas. Visité Japón, China, Hong Kong, Tailandia, Nepal, Tíbet, Filipinas y Sri Lanka.  A lo largo de este viaje, fui guiado por una fuerza espiritual que me indicaba dónde ir y qué hacer. Además tuve visiones internas en torno a las vidas pasadas del Gurú y de la gran relación existente entre nosotros, por lo que pude darme cuenta que estuvimos juntos en varias encarnaciones previas y en algunas de ellas mantuvimos una relación muy

  • Página 3 de 18


    estrecha. Temía llegar a India porque había percibido en visiones internas, que iba a ser víctima de un robo en ese país. Al meditar en Sri Lanka se me indicó volar a Madrás y así lo hice. En esta ciudad percibí cierto peligro y pude captar a través de visiones espirituales que el robo iba a tener lugar muy pronto. Me fue indicado viajar a Kanchipuram y a Mahabalipuram; decidí dejar parte de mi equipaje y algunas pinturas budistas que había comprado en el hotel, pues temía que me asaltaran en el camino. En el viaje me robaron, sin embargo algo muy extraño sucedió, pues una gran paz me inundó, debido a que tenía la impresión de que lo peor que pudo haberme pasado durante el viaje, ya había sucedido. Igualmente, me había enfrentado con muchos obstáculos y problemas a lo largo del recorrido, lo que me hizo considerar varias veces, la idea de regresar a casa antes de llegar a la India, sin embargo yo sabía que tenía que ser muy fuerte, tener fe y orar con todo mi ser para sobreponerme a todas estas dificultades, porque era extremadamente importante para mi alma el conocer a este gran Gurú. Recordé en ese momento, que seres de una baja vibración espiritual, son los responsables de bloquear tu camino cuando estás en la búsqueda de la realización espiritual. A pesar de todas estas dificultades, tuve la fortuna, en esta vida, de conocer nuevamente a este gran iluminado, ayudado por la Luz del Creador y la gracia de este ser supremo.

        Estando en Madrás, deseaba viajar hacia el norte a lugares donde sentía haber vivido en vidas pasadas. Mientras meditaba en esta ciudad, recibí la

  • Página 4 de 18


    instrucción de que debía viajar al sur, por lo que tomé un mapa de la India y se me indicó tomar un tren a Madurai, y entonces recibiría un mensaje importante. Me encontraba realmente confundido por esta información, pues venía viajando de sur a norte hasta ese entonces, sin embargo tuve la seguridad que tenía que viajar hacia el sur una vez más. Inicié mi viaje por tren a Madurai a las 5:00 PM; era alrededor de las 4:50 PM, cuando cerré mis ojos y oré al Creador preguntándole dónde podría encontrar a la persona que veía en mis visiones internas. Mi más grande deseo era entrar en contacto con ese gran ser. Supliqué a Dios por una respuesta, y súbitamente una persona entró a la cabina del tren donde me encontraba, volteó hacia mí y me vio a los ojos, pero no pronunció palabra alguna. Estaba seguro que él había visto o sentido algo relacionado conmigo, pues se me puso la carne de gallina. Saludé a esta persona y él contestó a mi saludo. En ese preciso instante supe que él tenía algo muy importante que decirme. Hablamos sólo unos cuantos segundos, y entonces él tomó un pedazo de papel y una pluma de su portafolio y escribió lo siguiente:

    GURÚ BRAHMASRI KARUNAKARA. ASHRAM SANTHIGIRI.

        Me sorprendí muchísimo pues no le había pedido nada a este hombre. Le platiqué que venía desde México buscando a una persona muy especial para mí. Posteriormente le pregunté: “¿Por qué me das esta información?”, él respondió: “Así lo sentí.” “¿Crees que el nombre que escribiste en este papel,

  • Página 5 de 18


    es el del ser que he percibido en mis visiones internas?” Él no respondió, por lo que le repetí la pregunta; finalmente contestó: “Sí”. Sentí lo mismo en ese momento y por consiguiente le dije que era mi deseo conocer a esa persona. Posteriormente me enteré que quien me había dado esa información, era el Sr. Sundara Mahalingam, padre del Sr. Muthumani, un residente del Ashram Santhigiri.

        En aquel entonces, tres estudiantes de los Estados Unidos de América que viajaban en un enorme barco estudiando religión, en una universidad instalada dentro de este enorme navío, entraron a nuestra cabina y escucharon nuestra conversación. Uno de ellos me dijo que deseaba conocer a un Gurú en la India. Él había pensado en visitar un Ashram famoso, pero no estaba muy seguro de que esto fuera lo correcto, así es que me pidió lo aconsejara. Basado en el hecho de que puedo ver la luz espiritual o el nivel de evolución en la gente, le sugerí que sería mejor el no visitar alguno de esos Ashrams, y que yo tenía el nombre y la dirección donde se encontraba un verdadero Gurú, a pesar del hecho de nunca haber visto físicamente a ese gran maestro en mi vida. Éste era por supuesto, el Gurú Navajyothisri Karunakara. Este joven norteamericano me dijo que deseaba ir conmigo a ese lugar, y así lo hizo también uno de sus amigos. El señor Sundara Mahalingam nos instaló en un hotel en la ciudad de Madurai, tal como si fuera un guía de turistas. Por la mañana, fuimos todos juntos a comprar nuestros boletos de tren, y partimos

  • Página 6 de 18


    hacia Trivandrum para tener mi tan anhelado encuentro con este Gurú. Llegando a esa ciudad, tomamos un taxi y nos dirigimos al Ashram. Estando frente a la puerta principal, pude ver una especie de semiesfera invertida como si fuera de cristal. De ella emanaba una Luz increíblemente blanca y pura, que cubría, iluminaba, purificaba y nutría a todo y a todos los que estaban en ese Ashram. Pude percibir que esta hermosa Luz estaba conectada a este Gran Maestro, y alimentaba y hacía evolucionar toda la materia animada e inanimada. Fue una visión muy especial, a tal grado que se me llegaron a escurrir las lágrimas, pues tenía la certeza de que la vibración de esa Luz esplendorosa, era la misma que emanaba del hombre de mis visiones. El Gurú no se encontraba en el Ashram en ese momento. El Swami Jyothir Maya me informó que él regresaría al día siguiente, sin embargo escuché una voz que me decía que el Gurú no retornaría pronto, y que tenía que partir cuanto antes para reunirme con este ser. Tenía yo un conflicto interno entre mi mente lógica que me decía que el Gurú regresaría al día siguiente, tal como me lo había dicho el Swami, sin embargo mi mente intuitiva me decía que tenía que partir de inmediato. No obstante esto, decidí esperar hasta la mañana siguiente. Pregunté al Swami nuevamente y la respuesta fue la misma: “El Gurú regresará mañana, no te preocupes, puedes quedarte con nosotros”. Una vez más, la voz paranormal me indicaba que debía dejar el Ashram inmediatamente, por lo que pregunté al Swami por la dirección donde podría encontrar a esta gran ser, sin

  • Página 7 de 18


    embargo el trató de persuadirme de que esperara a que el Gurú retornara al Ashram, argumentado de que me podría perder en el camino tratando de encontrar al Gurú. Le dije: “Si he viajado desde México y he encontrado este lugar, será sencillo para mí llegar donde el Gurú se encuentra, si me das las indicaciones adecuadas.” Por lo que ese mismo día, partí hacia Ernakulam, donde el Gurú se localizaba.

        Los acontecimientos sucesivos probaron que mi premonición era correcta, pues el Gurú regresó al Ashram trece días después. Afortunadamente, partimos hacia Ernakulam dos días después de haber arribado al Ashram; por la noche, llegamos al Ashram filial de la misma organización en esa ciudad. Eran cerca de las 8:00 PM y el Swami Janasevakan nos dio la bienvenida. Él nos dijo que ya era tarde y que no era auspicioso el ver al Gurú por primera vez durante la noche, por lo que nos recomendó verlo a la mañana siguiente para poder platicar con él.

        Al día siguiente, muy de mañana, llegamos a la casa donde el Gurú se encontraba, y justamente afuera de la entrada a la sala principal, pude percibir una Luz de gran intensidad, una oleada de una tremenda energía emanaba del interior de esa casa, precisamente del cuarto en donde el Gurú se encontraba. Debido a esto una emoción me inundó y no pude controlar mi llanto. Minutos después, alguien me dijo: “El Gurú los llama”. Entramos a la habitación del Gurú, sólo para darme cuenta que la persona que veía en mis visiones, se

  • Página 8 de 18


    encontraba frente a mí, y ésta fue una experiencia maravillosa. Le pregunté “¿Me conoces?” Sin embargo intuía que él me conocía perfectamente, por lo que corregí inmediatamente diciendo “¿Te acuerdas de mí? Tú y yo hemos estado juntos en muchas encarnaciones, en muchos países alrededor del mundo”. Él respondió, “Sí, es verdad”. Una duda súbitamente cruzó mi mente, “quizás este gran hombre no me ubica del todo”. Entonces, le pregunté: “¿En cuántas encarnaciones hemos estado juntos?”. “En miles de encarnaciones”, fue su respuesta. Esto fue lo que me dio la certeza de que él sabía perfectamente de nuestro vínculo de vidas pasadas. Ése fue el principio de una gran relación, y estoy seguro de que ese día fue el más importante de mi vida. Con el transcurrir del tiempo, comencé a entender la grandeza de este Gurú. Él es un Gurú totalmente realizado en el aspecto espiritual, como ningún otro lo es en el mundo entero.

        Doce días después de conocer a mi Gurú, recibí upadesha –iniciación espiritual- por medio de un mantra que él me dio, a través del cual podía yo conectar mi ser con su ser en una forma especial, para así recibir purificación espiritual y sabiduría. Durante este proceso tuve muchas visiones acerca de encarnaciones anteriores a ésta, y asimismo de la tremenda relación entre este gran ser y yo. También pude percibir los errores que cometí en encarnaciones pasadas y en la actual, por lo que todas estas faltas debían ser corregidas lo más pronto posible, para de esta forma obtener la liberación espiritual.

  • Página 9 de 18


    Asimismo, a través de visiones internas, pude percibir que él es más que un Gurú, él es la Autoridad Espiritual de este Universo local, que consta de nueve planetas y un sol, es decir nuestro sistema solar, doce divisiones zodiacales y veintisiete estrellas, las cuales influencian profundamente a todo y a todos. El destino de cualquier ser viviente que habita este mundo, es influenciado por este sistema astrológico. Él es un ser sin limitación alguna; su conocimiento es total, universal. Comprendí que debía de mantenerme muy apegado a él, a sus consejos, a su Luz, pues el desarrollo espiritual que podría yo obtener a través de su Gracia, no tiene punto de comparación con el que podría alcanzar a través de cualquier otro maestro espiritual. Todo esto lo percibí a través de visiones internas.

        El sistema espiritual del Gurú es llamado Gurú Margam, o el camino del Gurú, y en esta era actual, llamada Kali, éste es el único camino para obtener la liberación espiritual. Debemos actuar correctamente emitiendo palabras, pensamientos y acciones justas. Debemos mantenernos muy apegados al Gurú, siguiendo atenta y cuidadosamente sus instrucciones y teniendo una total fe, devoción y abandono hacia él.

        Hay muchas vías hacia la realización espiritual, sin embargo debido a la plenitud y a la perfección de este sistema, no existe algún otro que se le asemeje, en cuanto a todas las recompensas que este sendero nos puede proporcionar. El Gurú Navajyothisri Karunakara es un ser totalmente

  • Página 10 de 18


    realizado en lo espiritual, y su sabiduría, Luz y amor, son mayores al de cualquier otro ser en la Tierra. Quiero aclarar que todo esto lo he percibido y constatado a través de visiones espirituales.

        Doy gracias a Dios por tener la facultad de tener darshanams –visiones espirituales-. A través de esta facultad, soy capaz de percibir los enormes cambios espirituales que se han dado en mi persona, desde el momento que conocí al Gurú Navajyothisri Karunakara. No existe ningún otro Gurú en el mundo con las características de nuestro Gurú. De igual manera, no es posible encontrar ningún otro lugar semejante al Ashram Santhigiri, debido a la enorme gracia y Luz existente en este lugar. Puedo dar testimonio de estas realidades, pero no sólo yo, sino al menos otras 300 personas alrededor del mundo, la gran mayoría viviendo en el Ashram Santhigiri pueden también hacerlo, todos ellos basados en sus visiones espirituales. El Ashram Santhigiri es un lugar sin par, y el Gurú Navajyothisri Karunakara es un Gurú único.

        A partir del momento en que conocí a este Gurú, he tenido una enorme transformación espiritual, sin embargo mi caso no es único, sino que cualquier persona puede tener este tipo de transformación. Eso sólo depende de ti.

        Para obtener el máximo beneficio de este sistema espiritual, debes realizar un karma apropiado (acciones justas y rectas) y seguir el Dharma –Ley Espiritual- de la manera más correcta posible. Recuerda que los karmas involucran acciones, pensamientos y palabras, por lo que deberás ser

  • Página 11 de 18


    cuidadoso en la forma en la que actúes, pienses y hables, pues si lo haces correctamente, entonces podrás evolucionar espiritualmente, pero de igual manera, si lo haces erradamente, entonces perderás en la misma medida tu punnya –Luz interna- y baghyam –buena fortuna o suerte- adquiridas a lo largo de tu existencia, y por lo tanto podrás perderte en el camino hacia la liberación. Actúa de acuerdo a las instrucciones del Gurú y de esta forma fortalecerás un vínculo espiritual con él. Mantén al Gurú constantemente en tu mente. Es muy importante que estés muy concentrado en tus oraciones, totalmente concentrado en él. Cuando oras al Gurú, la cantidad de Luz Divina que puedes obtener de él, depende de la fe, devoción y abandono con la que realices tus oraciones. Cuanto mayor sea la intensidad en la fe, devoción y abandono hacia el Gurú, mayor será la conexión que tengas con su Luz, y por lo tanto mayores los beneficios que obtengas en tu camino espiritual. Si no estás atento a tus oraciones, o te distraes frecuentemente, entonces la conexión que logres no será tan intensa y por tanto, el beneficio espiritual será menor. Cuanto mayor sea el esfuerzo por alcanzar la perfección espiritual, mayores podrán ser los resultados que obtengas a nivel evolutivo. Recuerda aquella ley espiritual divina que dice: “En la medida que tú estés en mí, yo estaré en ti.” Vale la pena seguir cada uno de estos sencillos, pero importantísimos consejos en tu vida diaria.

        Muchas veces nuestro problema radica en que los consejos que el Gurú nos da, o no nos gustan, o pensamos que él está equivocado, y es entonces cuando

  • Página 12 de 18


    nos preguntamos por qué el Gurú dice tal o cual cosa; sufriría demasiado siguiendo su consejo; no me gustan para nada sus recomendaciones; sus indicaciones van en contra de mis creencias y mi forma de pensar, sin embargo debemos de entender que los consejos del Gurú son perfectos, y por consiguiente son los mejores para nuestro desarrollo espiritual. Cuando un niño se enferma, su padre, por el amor que le tiene a su hijo, le da la medicina adecuada para curar su enfermedad. Esta medicina, la mayor parte de las veces, es amarga, tiene un mal sabor, o simplemente, no le gusta al pequeño. De hecho, a los niños generalmente no les gusta ningún tipo de medicina. De igual forma el Gurú, a través de su infinito amor, nos aconseja, nos da la Luz Espiritual y nos colma de bendiciones, para así curar nuestra alma. Ésa es la medicina que necesitamos, pero muchas veces no nos gusta y la rechazamos. Aún así, es muy importante aceptarla con fe, devoción, abandono y obediencia hacia el Gurú, porque sólo de esta forma seremos capaces, en esta maravillosa era, de purificar nuestras almas, como nunca antes en nuestra existencia. Algunas veces no tenemos el conocimiento y entendimiento necesarios para comprender esto, pero debemos grabar firmemente en nuestras mentes que es el amor del Gurú que está actuando para sanarnos; el Gurú sólo desea lo mejor para nosotros. Recordemos que estamos viviendo una era preciosa en la cual podemos evolucionar nuestras almas como nunca antes. Esto lo he podido percibir a través de visiones espirituale profetizada por muchas religiones y

  • Página 13 de 18


    videntes alrededor del mundo. Los habitantes de la India tienen la gran fortuna contar con un Gurú de este calibre en su propio país. En mi caso, tengo que volar miles de kilómetros, viajando dos días consecutivos y gastando más de dos mil dólares americanos para poder llegar al Ashram Santhigiri. Aunque desean acompañarme mi esposa e hijas, deben quedarse en casa debido a lo costoso del viaje. Aunque esto es muy difícil tanto para mí como para mi familia, es mi deseo el visitar periódicamente este lugar tan especial –el Ashram-, para así poder evolucionar espiritualmente de una mejor manera, y poder ayudar a mi familia, y a mi gothram –la totalidad de mis ancestros- a evolucionar de igual forma.

        Antes de conocer al Gurú Navajyothisri Karunakara, creía que los conocimientos que tenía dentro del campo de la espiritualidad eran casi totales, universales. Di varios cursos de sanación psíquica por imposición de manos, proyección astral, meditación, manejo de energías astrales, etc. También participé en algunos programas de radio y televisión, hablando de este tipo de tópicos. En ese entonces me sentía poderoso, egocéntrico y lleno de sabiduría, pero con el paso del tiempo, me di cuenta de que el conocimiento que tenía, adquirido a través de visiones internas, y por medio de libros era limitado, y que era tan solo una muy, muy pequeña parte de la sabiduría universal que encontré en mi Gurú. Actualmente, me considero tan solo como una mota de polvo flotando en el ambiente, comparado con la grandeza de mi Gurú. Gracias

  • Página 14 de 18


    a su gracia, Luz y sabiduría, pude corregir mi camino.

        La doctrina de los Salvadores, Mesías, Avatares, y Maestros Espirituales, se encuentran en todas las escrituras sagradas del mundo. Por ejemplo, el Sagrado Corán de los musulmanes, habla de la llegada del último Iman Madhi, el esperado Mesías musulmán, que gobernará al mundo a través de su Divino Amor. Algunas otras culturas esperan la aparición de Krishna, quien dijo que él personalmente retornaría cuando la virtud decayera y la maldad se incrementara, para destruir a los malvados y restablecer firmemente la rectitud en el mundo. Por su parte, Buda dijo que él no era el primer Buda que encarnaba en este mundo y que otro Buda ‘iluminado totalmente’ estaba aún por venir. Las profecías provenientes de los Indios Americanos predicen la llegada de un hombre proveniente del Este, el cual traerá las enseñanzas que restaurarán la unidad. En la Cristiandad, Cristo dijo: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre.” Todas estas profecías se refieren a una Gran Ser que debe venir a la Tierra, por la gracia de Dios, para brindarnos las nuevas enseñanzas espirituales, restableciendo la muy olvidada SanatanaDharma –Ley Divina Eterna-. Este conocimiento durará por siempre, corrigiendo el camino erróneo, en el cual nos encontramos en este momento.

        Es muy interesante analizar lo que dijo Nostradamus hace 450 años: “Aquel que nazca en un lugar donde tres mares converjan, tratará al jueves como un

  • Página 15 de 18


    día sagrado. Conquistará muchas cosas y será famoso en todo el mundo. Actuará como un remolino y llevará a India –Oriente- al punto más alto. Una persona, que no pertenezca a la religión semítica (que no sea ni cristiano ni mahometano), que no sea de raza blanca (que no sea europeo) y que considere el jueves como día sagrado, será el que conquistará el mundo. Ese Misiha (salvador) surgirá al final del siglo XX. Será conocido por un nombre ancestral. Será más famoso e iluminado que ningún otro ser y dará a todos un mensaje de verdad.”

        La explicación de todo esto es que donde los tres mares convergen, –el Océano Índico, el mar Arábigo y el Golfo de Bengala- en el sur de la India, al sur del estado de Kerala; ahí nació nuestro Gurú. Ese Misiha –salvador- vendrá al final del siglo XX que es nuestra era actual.  Él considera el jueves como un día sagrado; nuestro Gurú nos indica que este día es el día de la semana con una mayor Luz. Tiene un nombre antiguo: Karunakara. Hoy en día, su fama y reconocimiento están en constante crecimiento y transmite el Sanatana Dharma, que es la correcta y eterna Ley Divina Espiritual, que sin duda alguna guiará a la humanidad hacia la liberación espiritual. Este Misiha puedes encontrarlo en el Ashram Santhigiri en Pothencode, municipio de Trivandrum, estado de Kerala, en el sur de la India. El mensaje de este gran Gurú que enseña el camino de la liberación para toda la humanidad, se esparcirá por todo el mundo como un tornado y llevará a la India a la cúspide de la fama

  • Página 16 de 18


    eterna.

        Hoy en día, más y más gente de todo el mundo está llegando al Ashram Santhigiri, para recibir la correcta instrucción relativa al Yugadharma –la Ley Divina para esta era-. El conocimiento que este Gurú nos enseña, está en completa consonancia con la Ley Espiritual prevaleciente en esta era, la cual es decretada directamente por el Creador. Este conocimiento puede ayudar al ser humano a obtener el máximo beneficio en todos los ámbitos de su vida, así como el conocimiento de sí mismo hasta llegar a la liberación espiritual.

        El sistema espiritual que el Gurú nos enseña es apropiado tanto para hombres y mujeres solteros o casados, sanyasins –renunciantes-, karmis –aquellos que evolucionan a través de acciones rectas y justas-, yogis –los que evolucionan por medio de ejercicios físicos y psíquicos-, bhaktas –aquellos que evolucionan a través de una gran fe-, hindúes, cristianos, musulmanes, budistas y por supuesto para cualquier persona que habita este mundo.

        He venido a India cada año desde 1991; tengo que volar miles de kilómetros desde México para poder llegar al Ashram. Me toma aproximadamente 36 horas llegar a Trivandrum, India, y de ahí una hora más de viaje hasta el Ashram Santhigiri. Igualmente, tengo que gastar más de dos mil dólares americanos para este propósito, pero mi familia y yo estamos dispuestos a realizar todos estos sacrificios porque ello representa lo más importante en nuestras vidas.

  • Página 17 de 18


        Este planeta es parecido a una gran escuela, donde venimos a aprender, comprender y aplicar el camino espiritual correcto. Ésta es la única razón trascendental por la cual encarnamos en esta Tierra, es decir, para evolucionar espiritualmente hasta obtener la liberación espiritual.

        Invito a toda la gente alrededor del mundo a reflexionar profundamente en todo lo que he expresado, y si realmente deseas alcanzar la liberación espiritual, sigue este camino que te llevará directa y dinámicamente hacia dicho objetivo.

        Nuestro Gurú dejó su cuerpo físico el 6 de mayo de 1999. Algunos pensamos que él no está más entre nosotros, pues no se encuentra en un cuerpo físico, sin embargo desde el momento en que dejó su materia, su Luz se incrementó tremendamente, dándonos la oportunidad de evolucionar como nunca antes. Él se fusionó a la Luz de nuestro Padre Creador.

        Sishya Poojitha Amrita Jnana Tapaswini es nuestra dirigente espiritual, un gran regalo de nuestro amado Gurú. Aunque extrañamos la presencia física de nuestro Gurú, su voluntad se manifiesta a través de Sishya Poojitha Janani. No recibimos una guía de Janani, sino que más bien es nuestro Gurú instruyéndonos y guiándonos a través de ella. He podido percibir esto varias veces a través de darshans –visiones espirituales- dadas por mi Gurú.

        India y sus habitantes son sumamente afortunados por contar con este Gran Ser. Extiendo una invitación a todos los habitantes de India y del mundo, para

  • Página 18 de 18


    que vengan y experimenten la enorme Luz del Ser más grande de todos los tiempos, el Gurú Navajyothisri Karunakara, en el Ashram Santhigiri. Esto podría ser la experiencia más grande de tu vida y ciertamente de tus encarnaciones previas, al igual que lo fue para mí.

        Algunos años atrás, después de que el Gurú dejó su cuerpo físico, yo estaba haciendo meditación en su cuarto y lo vi, sentado en su cama como si estuviera presente en carne y hueso. Quedé sorprendidísimo por la claridad de esta visión. En ese momento, mi Gurú me dijo tres frases las cuales me indicó que no eran sólo para mí, sino para toda la humanidad. Dijo:

    Yo estoy aquí con ustedes.

    Estoy cuidando de todos ustedes.

    Esto será así por toda la eternidad.

     

    ¡¡¡TENGAN FE EN EL GURÚ Y EVOLUCIONEN SUS ALMAS!!!
    ÉSTA ES UNA GRAN OPORTUNIDAD PARA TODOS NOSOTROS.

    Gracias.

    Satguruve Saranam.

    Ir a: Página Principal

    ¿Alguna pregunta?