• Página 1 de 12


    Un diálogo sobre el prospecto humano


    Introducción

    • En aquel tiempo enviamos nuestros apóstoles
    • En sucesión: cada vez
    • Que llegaban a una persona
    • Su apóstol, ellos lo acusaron
    • de falsedad: entonces hicimos
    • que se siguieran uno al otro
    • (en castigo): los hicimos
    • como un relato (Que es contado):
    • Tan distante (ausente) con unas
    • personas ¡que no creerán!

    El sagrado Corán: Sura XXIII, Verso 44

  • Página 2 de 12


    I

    Religión reveladora en la perspectiva histórica

       La revelación espiritual es como una lluvia constante que satura el conocimiento del hombre, sin embargo muchos la rechazan entorpecidos por una búsqueda hacia lo fútil. El Gurú, maestro iluminado que disipa la oscuridad e ignorancia en las personas ayudándolas en su evolución espiritual, intercede y las sensibiliza en la perenne lluvia.

       Inclusive esta intercesión está cargada de peligro; sistemas surgen de ella, exclusión y la eventual negación de la perenne totalidad.

       Mahoma dijo:

       Cuando conozcas a la gente del Libro (judíos) y a los cristianos, diles que el Dios que adoras es el mismo que ellos adoran.

       Hasta el Gurú es puesto a prueba, prueba en extremo dura respondiendo él también con la misma dureza. Una mujer gentil buscaba la ayuda de Cristo, el cual respondió: Mi misión es con los niños, no con los perros. Ella respondió: “Señor, los perros comen lo que los niños desechan; concédeme sólo eso.” Lleno de alegría, el redentor dijo, “mujer, grande es tu fe, sea hecho contigo como quieres.”

       Los primeros cristianos limitaron su misión apostólica a los judíos hasta que la cristiandad Paulina transformó la misión apostólica dándole un matiz universal.

       Un Gurú funciona dentro de tradiciones y perfiles que se han ido heredando,

  • Página 3 de 12


    sin embargo su mensaje eventualmente trasciende todo esto y alcanza su plenitud dentro del marco de la revelación espiritual.

       Las sociedades humanas han tendido a rechazar lo místico debido a que es difícil de entender y además es peligroso, y sin la guía de un preceptor saturado de percepción demoniaca. En la tradición cristiana como en alguna otra parte, los místicos han sido considerados como santos, como figuras a las cuales se les debe rendir culto, seres generadores de milagros, mientras que la perdurabilidad de la mística en sí misma ha sido rechazada por el devoto común. Aun así el místico acompaña al hombre todo el tiempo y simplemente con echar un mero vistazo a tu derredor puede ser descubierta.

         

    II

    Gurú Navajyothisri Karunakara

       El Gurú Navajyothisri Karunakara es un maestro en el sentido absoluto de la palabra, en la tradición de revelaciones y profecías, y la aceptación de todo esto en una civilización agobiada por el ingenio y la inventiva, en el campo de la química y la mecánica, es quizás el obstáculo inicial ante el lector. Si uno acepta al Supremo, su inmanencia en nuestro medio se torna en realidad familiar. En su vida y misión, el Gurú Navajyothisri Karunakara ejemplifica esta familiaridad; Él no habla en un lenguaje teológico, o por lo menos lo mantiene a un mínimo; Él más bien habla sobre paradigmas prácticos. El Ashram Santhigiri, residencia y centro de

  • Página 4 de 12


    enseñanza del Gurú Navajyothisri Karunakara, que ha sido edificado cerca de Trivandrum, capital del estado de Kerala en el sur de la India, y éste tiene sin duda alguna un grupo central de renunciantes y videntes. Esta institución es mantenida por un gran número de padres de familia residentes que constituyen la fuerza de trabajo del Gurú. Este líder espiritual espera que ellos puedan purificarse a través de acciones y pensamientos correctos para así llegar a convertirse en vehículos de una progenie más pura, dentro de la cual nacerán los futuros buscadores de la verdad. La misión del Ashram se basa en la certidumbre de que tales nacimientos se darán por la voluntad del Creador.

       El Gurú Navajyothisri Karunakara no es el único ser que ha manejado la profecía y las revelaciones divinas. Así mismo en épocas anteriores han encarnado maestros que expresaron conceptos muy similares, aunque tal vez no con tal plenitud e inmediación. El propósito de la creación es la elevación de todas las criaturas a través de etapas tortuosas hasta llegar a la realización del Todopoderoso, el cual es la Luz Suprema. El hindú de antaño lo llamó Brahman, el Dios absoluto, y así mismo otros grupos étnicos lo llamaron Alá, Espíritu Santo, etc.

       La sencillez de la comunicación del hombre con la Luz Suprema, se perdió a través del tiempo. La evolución ha dado como resultado diferentes clases de seres, desde las criaturas materiales hasta las astrales. Éstas representan diferentes etapas transitorias, que se van presentando y que percibimos en el mundo biológico. La Luz Suprema por sí misma es eterna.

  • Página 5 de 12


       La intermediación de la revelación ha causado la limitación de la visión humana y su confinamiento a estas diferentes etapas. Así, los “dioses cósmicos”; que son llamados por los hindúes el Trimurti–Brahma, Vishnu y Shiva- así como los devas, que son seres que han sido deificados, considerándose equívocamente como seres liberados espiritualmente, todos ellos se han considerado erróneamente asimilados al Creador mismo.

       Todas las religiones, en mayor o menor grado, han sido seducidas, pero en el caso de la religión hindú, el hinduismo, si pudiéramos usar un termino conveniente, la investidura de los “dioses cósmicos” ha sido ampliamente difundida y espiritualmente nos han lesionado. Al asociar erróneamente al Trimurti –Brahma, Vishnu y Shiva- y a los devas –seres erradamente considerados como seres liberados- con el Creador, así como a sus revelaciones y mensajes con los del Creador mismo, la sociedad hindú ha limitado su proceso de crecimiento espiritual.

       Este retraso espiritual ha conducido a difundir y esparcir distorsiones dentro de la sociedad. La causa de la desgracia en las ciencias sociales se ha hecho patente al mantener la mente y el espíritu alejado y aventurarse en el análisis de herramientas históricas puramente seculares. El Gurú Navajyothisri Karunakara no repudia estas herramientas, pero trata discretamente y en el lenguaje de los leñadores y campesinos, enlazar estas herramientas con las herramientas de la Conciencia Suprema.

  • Página 6 de 12


       Los seres cósmicos tales como el Trimurti y los devas son rechazados como objetos de adoración suprema por el Gurú, sin embargo él no niega su existencia o el nivel espiritual que han alcanzado. Es totalmente comprensible que el hombre mundano se asombre o intimide por el mundo astral donde residen estos seres, el cual es verdaderamente esplendoroso. Su eminencia también es legitimada por el Todopoderoso como una etapa necesaria en la evolución astral, sin embargo ellos no son el Todopoderoso como comúnmente se ha malinterpretado. El camino espiritual del alma no debe terminar en ellos o en el nivel espiritual que ellos poseen. Si el culto a esos seres nos conduce a tal destino espiritual, entonces quedaremos cortos en el reino de la Verdad. Debido a que estos seres no han concluido su carrera evolutiva, obviamente no podrán conducirnos en el camino hacia la liberación espiritual.

       Éstos son los peligros existentes en la práctica de la religión. El esplendoroso deva es confundido con el Todopoderoso, y de hecho Dios no se manifiesta en una trinidad; el Todopoderoso considerado como una trinidad, tal como el caso del Trimurti, sería prácticamente una contradicción. Creación, sostenimiento y destrucción no son procesos estructurados separadamente, sino aspectos coexistentes del mismo proceso evolutivo. Es algo casi mecánico el concebir éstas como tareas separadas para “dioses” separados.

       La idea del Dios Todopoderoso, manifestándose en avatares, palabra sánscrita que equivale a encarnaciones divinas, ha causado caos y descontrol

  • Página 7 de 12


    en la respuesta del hindú hacia el Todopoderoso. Tenemos conocimiento de grandes maestros espirituales, de los cuales algunos de ellos tuvieron niveles espirituales mayores que el Trimurti.

       Un ejemplo es Krishna, quien ha sido degradado por los ritualistas como un avatar de Vishnu, uno de los integrantes del Trimurti. Krishna fue un Gurú humano, enviado para relacionar y guiar a la humanidad al Creador. Incidentalmente, si nosotros nos guiamos por el saber de Krishna, lo encontraremos exhibiendo los milagros de los devas, pero todo el tiempo yendo más allá de ellos, y proféticamente proclamando el sendero del Maestro, el sendero del Creador.

       Muchos maestros semejantes han sido enviados a muchas regiones y comunidades étnicas; algunos de los más importantes en la historia reciente han sido Moisés, Buda, Jesús, Mahoma y Shankara. Uno dice historia reciente, pues existe un calendario infinitamente más vasto que el calendario histórico. Éste es el calendario de Manu –progenitor de la humanidad y responsable de su evolución- hecho de cuartetos de edades, los Chaturyugas, y grupos de cuartetos, los Manvantaras. Catorce Manvantaras constituyen un Kalpa. El hombre moderno con su limitada historicidad, encontrará esto difícil de aceptar, pero tal es la confusa trayectoria del alma. Los Gurús son humanos a quienes se les han dado visiones de estos periodos de tiempo, y cabe mencionar que el nivel de conciencia de cada Gurú varía con la vastedad de la revelación que

  • Página 8 de 12


    recibe. Muy frecuentemente no será posible para un Gurú recibir todo esto en el lapso de una vida, por lo que vuelve a encarnar o se mantiene satisfecho para permanecer en cualquier etapa de evolución espiritual a la que haya llegado. Sin embargo algunos Gurús, por la gracia del Todopoderoso, son capaces de percibir un gran número de visiones espirituales en periodos de tiempo relativamente cortos. Así que tenemos una jerarquía de Gurús, que realmente es una jerarquía de instrumentos del Creador.

       El propósito de la creación es la elevación de todas las criaturas a través de varias etapas, hasta la realización del Absoluto quien es la Luz Suprema. De acuerdo con el Gurú Navajyothisri Karunakara, el Yugadharma, que es la Ley Divina para ser observada en determinada era, es desarrollada y supervisada por los Manus, quienes son los progenitores de la humanidad y responsables de su evolución, y quienes presiden sucesivamente los catorce Manvantaras. El Dharma, Ley Divina, de Manu nos conduce a la consecución de la perfección en el mundo, de acuerdo a la voluntad de Dios. Hay periodos de tiempo en este plan para lograr dicha perfección. Un Kalpa, que consta de cuatro mil trescientos veinte millones de años, es uno de estos periodos, y se divide en catorce unidades llamadas Manvantaras, con sus respectivos crepúsculos de un millón setecientos veintiocho mil años cada uno, así como un periodo introductorio, al principio del Kalpa, llamado aurora, y que consta de un millón setecientos veintiocho mil años. Cada uno de los catorce Manvantaras lo encabeza un Manu, por lo que

  • Página 9 de 12


    existen catorce Manus, y cada uno de estos periodos se divide en setenta y un Chaturyugas que son cuartetos de eras. Un Chaturyuga equivale a cuatro millones trescientos veinte mil años dividido en cuatro Yugas–eras-. Kali Yuga, nuestra actual era, tiene cuatrocientos treinta y dos mil años, de los cuales aproximadamente sólo cinco mil cien años han pasado hasta el día de hoy; Dwapara Yuga tiene el doble de años que Kali Yuga, o sea ochocientos sesenta y cuatro mil años, Treta el triple, es decir un millón doscientos noventa y seis mil años y Satya el cuádruple, esto es un millón setecientos veintiocho mil años. Hoy en día nos encontramos viviendo en la era de Kali, en el vigésimo octavo Chaturyuga del séptimo Manvantara.

       El Yugadharma de esta era actual, Kali, nos indica que tanto el Trimurti –Brahma, Vishnu y Shiva- así como otras deidades, tales como ángeles, santos, devas, etc., no deben ser aceptadas como objetos de adoración, solamente el Creador. La razón es que estas deidades han alcanzado ciertos niveles en su evolución espiritual, mas no han alcanzado la realización espiritual total por lo que se encuentran atadas a sus sentidos; ellas no están libres de sus emociones como son la ira, el odio, los celos, el egoísmo, la envidia, etc., y cuando les oramos algunas de ellas pueden manifestar celos de nuestro progreso espiritual, bloqueando por consiguiente nuestro camino hacia la Luz Divina. Existe otro problema y es que al orar pidiéndoles beneficios materiales y buena fortuna, al ellas responder positivamente a nuestras oraciones, drenan

  • Página 10 de 12


    de nosotros punya, o sea el mérito o luz propia del alma, originando así la degradación espiritual álmica.

       Cada uno de los catorce periodos de tiempo llamados Manvantaras puede ser considerado en cierta forma un paso evolutivo hacia la meta final de la perfección en un Kalpa. Como sabemos existen millones de formas de vida en este mundo; todas ellas se encuentran en diferentes etapas de evolución; esta evolución va desde las especies inferiores hasta las superiores y cada una de estas especies, individualmente o en grupo, pueden considerarse como un peldaño en la escala evolutiva del alma.

       El proceso evolutivo va desde el reino mineral, al vegetal, posteriormente al animal hasta finalmente llegar al hombre. Sólo los seres humanos tenemos la posibilidad de llegar a la liberación espiritual.

       Estamos viviendo en el séptimo Manvantara, y estamos en la era Kali en el vigésimo octavo Charturyuga. Después de esta era de Kali, el próximo Chaturyuga, el vigésimo noveno, da comienzo, y las almas que merecen la liberación espiritual, es decir, las que hayan conseguido la perfección en su camino evolutivo, se fusionan a la Luz Suprema del Creador en esta era de Kali. Todas las demás almas son encaminadas a encarnar en la próxima era, Satya Yuga, para poder continuar su proceso evolutivo. Uno de los objetivos principales de la creación es la evolución de todo y de todos, a través de numerosas etapas, hasta llegar a la perfección, a la fusión con el Creador.


  • Página 11 de 12


    • 1 Chaturyuga -yuga (cuarteto de yugas)= 4 320 000 años divididos en cuatro yugas:
    •  
    • Satya Yuga (1,728,000 años)
    • Treta Yuga (1,296,000 años)
    • Dwapara Yuga (864,000 años)
    • Kali Yuga (432,000 años)
    • 71 Chaturyugas= 1 Manvantara (306,720,000 años)
    • 14 Manvantaras= 1 Kalpa (4,294,080,000 años). Periodo de Creación.

  • Página 12 de 12


    Escala de Tiempo de Manú

  • Página 13 de 14


    Después del periodo de creación, se presenta el de disolución, donde todo se disuelve para nuevamente dar inicio a un nuevo proceso de creación.

       De acuerdo a revelaciones espirituales, un grave error ocurrió en la tradición de los Gurús. Esto sucedió en el tercer Chaturyuga del presente Manvantara, en el linaje de Manu. Esto repercutió severamente en este linaje, por lo que tanto Manu como sus leyes espirituales, se eclipsaron de la mente del ser humano. Desde el tercer al séptimo Chaturyuga, Dios nos dio la oportunidad de corregir este error, sin embargo no tuvimos la capacidad para ello y debido a esto los humanos evolucionamos sin un rumbo espiritual correcto. Del séptimo al onceavo Chaturyuga, Dios nos envió a los “dioses cósmicos” para rectificar este error, principalmente al Trimurti –Brahma, Vishnu y Shiva- sin embargo adormecidos internamente por la adoración que recibían de los humanos, estos “dioses cósmicos” perpetuaron la adoración hacia ellos mismos fallando en su misión al Creador. Los últimos cinco mil doscientos años aproximadamente han pertenecido a la era de Kali, la cual corresponde a la cuarta y final era del presente Chaturyuga, cuarteto de eras. Es durante Kali Yuga, era de profunda purificación, en la que el sufrimiento juega un papel muy importante, en la que los karmas, es decir todo tipo de acciones, realizados en el Chaturyuga son evaluados y se emiten resoluciones al respecto y además esta era es enriquecida por el Creador con profecías y revelaciones espirituales. Un intento reciente para corregir este error se hizo en esta era de Kali, comenzando con la

  • Página 14 de 14


    encarnación en India de Krishna y continuando con la venida de numerosos profetas alrededor del mundo, para corregir el error en el linaje de Manu.

       Todo esto es precario como la historia secular, sin embargo el Ashram Santhigiri y su Gurú han dejado testamento a través de numerosos hechos, por lo que solamente podemos atraer la atención del lector, primeramente estimulando su receptividad primaria. Para aquellos que pudiesen considerar esto absurdo, solo les pediríamos que echaran un simple vistazo a los hechos disparatados en los cuales se basa nuestra presente civilización: química destructiva, contaminación, distorsión genética, degradación ambiental y la posibilidad constante de un holocausto nuclear.

     

        Nueva Delhi

    O.V. Vijayan   

    Siguiente capítulo: Vasana. Sanatanadharma (Ley Espiritual Eterna)

    ¿Alguna pregunta?